Actualidad Inicio Portada

Viviendo Manuelita Sáenz: La constancia y la autoconstrucción sus insignias

Hablar del viviendo Manuelita Sáenz, es destacar la autogestión y la autoconstrucción. Es demostrar que, en los momentos adversos, los venezolanos presentan, junto a los problemas, las posibles soluciones.

Es además enaltecer la lucha del Poder Popular, la constancia, la lealtad, el amor y el sentido de pertenencia.

Este urbanismo nació cuando el entonces presidente Hugo Chávez, encomendó la tarea a las comunidades de conformarse como viviendos venezolanos, para de esta forma tener una idea, de manera organizada, sobre la necesidad de vivienda que existía en diferentes sectores del país.

Caracterizado por su gente amable y trabajadora, quienes a diario, llueva, truene o relampaguee, inician la elaboración de bloques para posteriormente, entrar en la construcción de las viviendas, se encuentra ubicado en la parroquia Juan de Villegas de Barquisimeto, estado Lara, más específicamente en el kilómetro 16 vía Quíbor. 

Antes publicamos: Estados Unidos reconoce extensión de pasaportes vencidos de venezolanos #7Jun

Este complejo habitacional está conformado por unas gerencias técnicas comunales, donde cuentan con ingenieros, arquitectos, maestros de obras, albañiles y ayudantes, resaltando que todos hacen vida en el lugar.

Así lo especifica Marbella Bracamonte, vocera principal del viviendo.

 «Tenemos todo lo que necesita una empresa para iniciar y dirigir una obra, con una diferencia, aquí no está una empresa, aquí está el pueblo constructor y ejecutor», comentó.

EL PUEBLO Y LA TAREA DE LA AUTOCONSTRUCCIÓN 

«¿Quién mejor que el pueblo para cuidar sus intereses y sus materiales?

¿quién mejor para cuidar cada detalle de aquella vivienda que todo venezolano desea obtener a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)?».

 exclamó Bracamonte al ser consultada sobre la participación del pueblo en la ejecución de las casas.

Sus habitantes dejaron a un lado la mentalidad de esperar que el gobierno les construyera las viviendas en su totalidad, «siempre hemos contado con el apoyo del gobierno nacional y regional, pero no podemos solo sentarnos a esperar que nos entreguen la llave para mudarnos», expresó.

Añadía que la idea es crear un sentido de pertenencia desde las bases, «cualquier persona que viva esta experiencia, amará y valorará su casa aún más», aseguró Marbella Bracamonte.

Una característica aún más resaltante, es que el poder femenino decidió, desde el inicio, tomar las riendas del proceso de construcción, “no nos importa enterrarnos en el barro para hacer los bloques, pegar o frisar, aquí estamos preparados para asumir cualquier reto”, destacó la vocera. Un ejemplo claro de ello, es la edificación de 24 amplias viviendas en una primera fase.

VIVIENDO ECOLÓGICO

Ante las adversidades, sus habitantes han aprovechado todo recurso que encuentran a sus alrededores. Las casas son elaboradas con bloques de adobe y arcilla, así, como comenzaron los indígenas a construir sus viviendas en años anteriores.

Sin embargo, hoy día esta comunidad cuenta con la oportunidad de mejorarlas a través del apoyo de las diferentes instancias de gobierno.

Marbella Bracamonte relataba que la idea de construir un viviendo ecológico nació del bloqueo económico que actualmente afecta a la nación, debido a que esta situación imposibilita la adquisición de algunos materiales.

 “Esperar que llegaran camiones de bloques de repente se hacía cuesta arriba, pero, ¿por qué esperar que nos lleguen si nosotros mismos los podemos edificar?”, comentaba dejando la interrogante al aire.

Cuentan además sus habitantes que durante un tiempo esperaron que la GMVV llegara a ellos a través de grandes edificios, como espera la gran mayoría.

Aal observar su entorno se dieron cuenta de los diferentes recursos que podían conseguir, “en cualquier parte tenemos arcilla, barro, madera, todos esos materiales se pueden aprovechar y de esta manera, ¿por qué no?, recuperar la cultura de nuestros ancestros”, expresó Bracamonte.

UN APOYO INCONDICIONAL Y UNA MANO AMIGA

A pesar de ser un urbanismo que trabaja por sí mismo, la gobernadora Carmen Meléndez no ha dejado de apoyarlos, ni de ofrecerles una mano amiga que los motive diariamente a seguir, “ella, (la Gobernadora), desde un principio cuando le presentamos este proyecto, se motivó y desde ese entonces hemos venido trabajando de la mano”, dijo la líder del viviendo.

Bracamonte aseguró que la máxima autoridad regional constantemente está pendiente acerca de qué material no ha llegado y qué falta a fin de prestar el mayor apoyo posible. Añadió también que a este apoyo se han sumado diferentes instituciones regionales y nacionales con el objetivo de hacer de Manuelita Sáenz, un sueño hecho realidad.

MARÍA FERNANDA SOSA

CIUDAD BQTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *