Inicio Opinión Portada

¿Somos una República? / Soc. Alberto Villarroel

Invito a que compartamos ideas como la siguiente: ¿ aún somos una República?

¿Se mantienen las característica de República en la institucionalidad  venezolana?

Otra palabrita: ¿Lo anterior puede ayudarnos a aclararnos sí somos un país?

Pero además, podría precisarnos sí tan sólo somos un pueblo sin ciudadanía?   

Uds mis amigos,  conocen mejor que yo   acerca de estas inquietudes.

La estructura institucional de República está constituida de una dinámica heraclitiana.

Ella está allí como producto histórico-sociológico-jurídico-político.

Sin embargo, ella es interpelada por el tejido democrático al que debe responder.

La monarquía española se legitima por lo que es capaz de hacer y lo que es: respeta la Constitución. Acata la división de los poderes.

La hija del Rey  Juan Carlos fue sometida a juicio, sin embargo el monarca no movió un dedo para excluirla de ser sometida  a la justicia.

Ahora, estos ejemplos que suceden en una Monarquía aunque Constitucional, comparada con lo que pasa aquí, es muy penoso

El tema de los Derechos Humanos no están amenazados o violados como en esta «república». Claro, el asunto lo respondió Platón  al caracterizar el sistema político con el tipo  gobernante.

El filósofo describió la tiranía como aquella que tiene un arte  de mandar sin la Ciencia Política.

Aunque la política fue sacada de su tumba por imperativo de la circunstancia para llegar a un acuerdo de salud, este régimen no sabe que es gobernar con la política
  ¿Qué es ser un País? Como no  tengo Internet, busque el término en mi diccionario de la Real Academia Española, pero extraño, no está.

De modo que me   aproximaré:  como es obvio, un suficiente espacio poblado, organizado, regido institucionalmente, con sus derechos y deberes.

Con su respectiva identidad histórica.  Con las instituciones sembradas en democracia, de la cual puede decidir a través de un sistema de alternancia, con plena libertades.

Las personas se forman en la cultura cívica, de allí que  su cultura democrática sea elevada. 

Si seguimos el hilo anterior, podemos aproximarnos a la ciudadanía: aquí nos ayuda Aristóteles.

Para él, remite a la participación en la polis, es decir, la política-ciudad-polémica.Es tomar responsabilidad de lo que sucede en entramado institucional. Ser un agente o actor crítico, autónomo La política en este caso tiene que ver con lo que Platón dejo ver pero no lo definió, por cuanto no era la libertad un tema principal para él, y sí la Justicia.

Por fortuna, es Fernando Mires, el pensador chileno, quien coloca a la Política como el espacio de construcción de la libertad.


Las preguntas de uds y yo:

¿Tenemos república?

 ¿Somos un país?

 ¿Somos un tejido de interacciones de ciudadanía?

Soc. Alberto Villarroel Profesor UniversitarioPost grado en Sociología Politica en la Sorbona, Paris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *