Actualidad Inicio Portada

El tono de voz nos delata. Aunque a veces nos confunden

Después de varios meses aún sigo hablando igual, uno que otro dicho de aquí menciono pero siempre es inevitable que se me escape un Ná guará! Y otras expresiones propias del larense.

No sé si es que no quiero dejar hablar como los venezolanos o no quiero ni puedo hablar como los chilenos.

En tiendas cuando voy a cancelar algún producto, se quedan mirando mi cédula  preguntan de dónde soy y por qué tengo cédula con nacionalidad chilena ya que no hablo como los chilenos.

Después de unos minutos de silencio  y sonrisa respiro y respondo que tengo la nacionalidad por mis padres.

En otras oportunidades si hay más tiempo me extiendo y les explico que vivía en Venezuela y me tuve que venir por la situación del país y ya que toda mi familia es chilena estaría mejor aquí que allá o a veces me limito a decir que soy chilena pero vivía en el extranjero.

Antes publicamos: «Nunca imaginé dormir en un banco en España» Migrante venezolana

Cuando necesito comprar algo y no recuerdo el nombre me dan esos lapsus y digo palabras venezolanas  a veces entra la desesperación hasta que recuerdo la palabra correcta o si hay un buen samaritano por allí que me entienda o ayude en el momento ya que no todos tienen paciencia aquí.

Últimamente me he conseguido con más personal venezolano en tiendas sobre todo las de retail, a veces los reconozco a distancia por las facciones, manera de vestir y luego cuando hablan, algunos te hacen sentir como en casa y uno que otro  no quiere entrar en detalle y solo se limita a su trabajo, se lo respeto a lo mejor no quiere recordar o que lo invada la nostalgia.

La parte un poco dura cuando voy a entrevistas y de una vez me dicen extranjera, o por qué tiene rut (cédula) chileno, se sorprenden, que si tengo doble nacionalidad y comienzan las preguntas, en la última entrevista que tuve me dijeron se vino por la situación del país y me imagino que vendió todo a huevo de pájaro y otras cosas más.

Revalidación

Comienzan las preguntas de estudios y el tema de revalidación, continua la misma pregunta de las mil lochas: Revalidó sus estudios, puede revalidarlos, todos sus estudios los hizo en el extranjero parece ser que como chilena  haber estudiado en otro país no tiene el mismo valor que el extranjero que llega con su nacionalidad y estudios apostillados, traer el título apostillado no es suficiente en mi caso por la nacionalidad y debo armarme de paciencia y pensar en hacer la revalidación pero eso me lleva a otro problema, parece que todo se vuelve a trancar.

Sobrevalorada

Otra palabra a la cual hay que acostumbrarse a escuchar cuando entregas currículo  y te dicen que estas sobrevalorada, quiere decir que tienes muchos estudios o experiencia para trabajos menores que quieras postular no te aceptaran, una persona con muchos estudios en algunos casos puede significar que pretenderá cobrar más o es inestable porque querrá seguir estudiando por eso en la mayoría de los casos debes hacer muchos currículos uno para cada cosa a la que tengas experiencia y quieras postular, o solo colocar un estudio y las experiencias laborales.

La miseria también se exporta

Llegar a otro país y sentir tranquilidad al caminar por la calle sobre todo cuando escuchas una moto o no ver niños pidiendo en la calle parece haber quedado atrás,  pero no  lo es.

Conoce el primero de los relatos de migrantes en primera persona: Reconciliarse con la normalidad. Por Andreina Flores

Varios sentimientos te invaden cuando ves en algunas calles a niños con letreros de cartón que dicen: “soy venezolano colabórame con algo para comer”.

En ese momento no sabes si ir hablar con ellos, conocer sus historias o darle dinero pero comienzas a ver alrededor y ves que uno de sus padres está debajo de un árbol sentada, es en ese momento que te das cuenta que arrastraron la misma mentalidad que tenían en Venezuela.

 En diferentes redes sociales vemos que este es un tema de debate donde se crean conflicto con los que están a favor o en contra, con los que no quiere que el venezolano de lastima ya que en su mayoría está catalogado como trabajador que vino a echare bola como coloquialmente se le dice en Venezuela.

En ciertas comunas como está divido este país ya se evidencia la presencia de los motochorros como le dicen y el mismo modus operandi que aplicaban en Venezuela.

Esperan en una esquina dos personas montados en una moto y luego siguen a la víctima para arrancarle el celular o la cartera o en el peor de los casos lo apuntan, golpean y luego roban, lo último es hacerse pasar por repartidor de comida, entran dos en una moto mientras uno se baja o ambos y entrar a robar al conjunto residencial, tristemente una de las parejas que se dedicaban a esto resultaron ser venezolanos como diríamos en criollo otra raya más pal tigre.

Ccosas como éstas hacen que la buena imagen se vaya opacando y que cada comuna agregue más seguridad y sus propias normas para combatir este flagelo e insistir al gobierno nacional que sean exigentes con las personas que quieran ingresar al país.

En una oportunidad escuche a unas señoras que hablaban sobre un asalto a las cuales una de ella se expuso junto a su hija y al momento de describir a los ladrones dijo: eran morenos, jóvenes y hablaban diferente como colombianos o venezolanos, no me quedo más que aguantarme y callarme.

Hace días esperando la micro (ruta) se acercó un hombre alto, moreno e iba hablando por celular (un iphone) por el acento era maracucho, se veía que venía de trabajar como obrero y por ser medio día, a lo mejor iba almorzar, lo cierto es que en la conversación decía que estaba cansado, que se quería ir y que no quería seguir esperando por sus papeles.

Posterior a ello colgó y pensé hacerle conversación pero siguió unos pasos más adelante, cuando venía la micro la hice parar y el también se montó pero después de mí, no pago y ni siquiera le dijo al conductor si lo podía llevar, solo dijo buenas y siguió de largo, en ese momento pensé con personas como esas a veces los que no tienen culpa se llevan regaños de conductores cuando se les pide que los lleve (den la cola).

Xenofobia

Pocos son los casos comparándolos con otros países de Latinoamérica donde se ha hecho evidente, la mayoría son personas mayores que ven como los venezolanos invaden su territorio y algunos jóvenes porque piensan que les están quitando el trabajo pero no pasa más de algunas palabras aún o se ha dado el caso de asesinato y esperemos que tampoco se dé.

La mayoría les cae bien el venezolano y lo prefieren antes que otros emigrantes porque hablan bien, son buena gente, trabajadores, decentes y en el caso de las mujeres se arreglan y atienden muy bien a la gente. Al venezolano le gusta cuidar su apariencia tanto hombres como mujeres.

Nadie dijo que emigrar era fácil pero debemos recordar ser humildes y quitarnos el chip de cuando estábamos en Venezuela que algunos no eran tolerantes, querían tratar a todos a los c….

Todo gratis, o ser más vivos que otros, colearse, entre otras cosas, no sé cuándo se corrió el rumor que emigrar a Chile sería más fácil y distinto, al contrario aquí a diferencia que otros países de Latinoamérica algunos procesos son más lentos, y otras cosas que veíamos normal en nuestro país (Venezuela) aquí son mal vistas.

Sigamos sumando y dejando el nombre de los venezolanos en alto para no perjudicar al que está haciendo bien las cosas.

Pabla Rojas es periodista egresada de la Universidad Fermín Toro.

16 años y sin gas. Por: Adriana Ciccaglione

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *